top of page
Secuestro del Achille Lauro (1985)
Secuestro del Achille Lauro (1985)
October 7, 1985
Ciudad
Alejandría
País
Egipto
Víctimas totales
2
Photo by Michel Lipchitz—AP/Shutterstock.com

Secuestro del Achille Lauro (1985)

2 judíos fueron asesinados en un atentado antisemita en el crucero Achille Lauro, el 10/7/1985

El secuestro del Achille Lauro por el Frente de Liberación de Palestina, conocido por el asesinato de Leon Klinghoffer, marcó un momento significativo en el terrorismo internacional y provocó indignación mundial, lo que condujo a un aumento de los esfuerzos contra el terrorismo.

El secuestro del crucero Achille Lauro en 1985 constituye un capítulo sombrío en la historia del terrorismo internacional, recordado especialmente por el asesinato de Leon Klinghoffer, un pasajero judío estadounidense. Este evento no sólo marcó un episodio impactante de violencia contra civiles, sino que también tuvo profundas implicaciones para las relaciones internacionales y las políticas antiterroristas.

Antecedentes:

El 7 de octubre de 1985, cuatro miembros armados del Frente de Liberación de Palestina (PLF), una facción de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), secuestraron el crucero italiano Achille Lauro. El barco navegaba desde Alejandría hasta Port Said, Egipto, con 320 tripulantes y 80 pasajeros a bordo. Los secuestradores exigieron la liberación de 50 palestinos detenidos en Israel. La crisis se desarrolló durante dos días, atrayendo la atención del mundo y dando lugar a un enfrentamiento diplomático que involucró a varios países.

Detalles del ataque:

Los secuestradores tomaron el control del buque, ordenándolo que navegara hacia Tartus, Siria, para negociar allí con las autoridades. Cuando los funcionarios sirios se negaron a permitir que el barco atracara, los secuestradores asesinaron a Leon Klinghoffer, un pasajero judío estadounidense de 69 años que viajaba en silla de ruedas. Klinghoffer fue disparado en la cabeza y el pecho, y su cuerpo, junto con su silla de ruedas, fue arrojado por la borda. Este acto de brutalidad fue realizado supuestamente en represalia por sus antecedentes judíos, dado que los secuestradores intentaron hacer una declaración política contra Israel.

La crisis llegó a su fin cuando el gobierno egipcio negoció un acuerdo que permitió a los secuestradores abandonar el barco a cambio de la seguridad de los secuestrados. No obstante, las secuelas del secuestro estuvieron envueltas en controversias y batallas legales internacionales, que incluyeron la interceptación de un avión egipcio por aviones de combate estadounidenses, obligándolo a aterrizar en Italia, donde los secuestradores fueron arrestados.

Víctimas del ataque:

La principal víctima de este acto atroz fue Leon Klinghoffer, quien se encontraba en el crucero celebrando su 36 aniversario de boda con su esposa, Marilyn Klinghoffer. Su asesinato se convirtió en un símbolo de la atrocidad del terrorismo en todo el mundo, sacando a la luz la vulnerabilidad de los civiles frente al extremismo político. Marilyn Klinghoffer, que se vio obligada a lidiar con la pérdida traumática de su marido en circunstancias tan horribles, falleció de cáncer cuatro meses después del secuestro. La familia Klinghoffer estableció posteriormente la Fundación Memorial León y Marilyn Klinghoffer en colaboración con la Liga de Antidifamación con el objetivo de combatir el terrorismo mediante programas educativos.

El secuestro del Achille Lauro sigue siendo un recordatorio doloroso de la violencia indiscriminada del terrorismo y del costo humano de los conflictos políticos. El asesinato de Leon Klinghoffer es recordado especialmente como un testimonio trágico de la brutalidad de los secuestradores, cuyas acciones desataron la indignación internacional y renovaron el enfoque en los esfuerzos para combatir el terrorismo.

Background:


On October 7, 1985, four armed members of the Palestine Liberation Front (PLF), a faction of the Palestine Liberation Organization (PLO), hijacked the Italian cruise ship Achille Lauro. The ship was sailing from Alexandria to Port Said, Egypt, with 320 crew members and 80 passengers on board. The hijackers demanded the release of 50 Palestinians detained in Israel. The crisis unfolded over two days, capturing the world's attention and leading to a diplomatic standoff that involved several countries.


Details of the Attack:


The hijackers seized control of the vessel, directing it to sail to Tartus, Syria, to negotiate with authorities there. When Syrian officials refused to allow the ship to dock, the hijackers murdered Leon Klinghoffer, a 69-year-old wheelchair-bound Jewish American passenger. Klinghoffer was shot in the head and chest, and his body, along with his wheelchair, was thrown overboard. This act of brutality was purportedly in retaliation for his Jewish heritage, as the hijackers sought to make a political statement against Israel.

The crisis ended when the Egyptian government negotiated a deal that allowed the hijackers to leave the ship in exchange for the hostages’ safety. However, the aftermath of the hijacking was mired in controversy and international legal battles, including the interception of an Egyptian airliner by U.S. fighter jets, forcing it to land in Italy, where the hijackers were then arrested.


Victims of the Attack:


The primary victim of this heinous act was Leon Klinghoffer, who was on the cruise celebrating his 36th wedding anniversary with his wife, Marilyn Klinghoffer. His murder became a symbol of the atrocity of terrorism worldwide, bringing to light the vulnerability of civilians in the face of political extremism. Marilyn Klinghoffer, who was left to deal with the traumatic loss of her husband under such horrific circumstances, passed away from cancer four months after the hijacking. The Klinghoffer family later established the Leon and Marilyn Klinghoffer Memorial Foundation with the Anti-Defamation League to combat terrorism through educational programs.

The Achille Lauro hijacking remains a poignant reminder of the indiscriminate violence of terrorism and the human cost of political conflict. Leon Klinghoffer's murder is particularly remembered as a tragic testament to the brutality of the hijackers, whose actions sparked international outrage and a renewed focus on efforts to combat terrorism.

bottom of page